Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Sukot y la potencialidad de las festividades

BLOG DE ASTROLOGÍA Y KABBALAH

En todas las culturas podemos ver la importancia de respetar momentos “especiales” a lo largo del ciclo anual. Estos momentos repetitivos como los solsticios o equinoccios, las estaciones anuales, más adelante con el proceso de sedentarismo social, la importancia de los momentos de siembra o cosecha, y aún más adelante, los hechos históricos que quedan impregnados en la memoria social y se sostienen a través de la conmemoración, el recuerdo y aprendizaje del suceso.

Estos momentos son hitos de anclaje al presente, nos “recuerdan” que debemos tener en cuenta los procesos, son la oportunidad de hacer “maid fullnes” social…

La astrología nos deja ver con claridad la circularidad de los procesos, los ciclos que comienzan, se desarrollan y finalizan para dar lugar a un nuevo comienzos, comienzos que parten del proceso anterior, describiendo así una espiral, la cual tenemos la oportunidad de aprovechar como un proceso evolutivo.

Las festividades entonces podemos entenderlas como “oportunidades” para poner atención a nuestro progreso. Cada festividad, bien aprovechada debería servirnos para revisar y reparar aspectos personales, rectificarlos y “ascender de nivel de consciencia”, posiblemente el hecho más importante que tenemos para festejar por nosotros mismo y por los demás.

 

Tomemos la festividad de Sukot como ejemplo práctico para trabajar las festividades como procesos de auto rectificación

Esta festividad trascurre a lo largo de una semana, para la cual debemos construir una “cabaña” con materiales naturales y a donde deberemos trasladarnos a “vivir la experiencia” de tener “lo básico” para la subsistencia, esto nos permite no distraernos con excesos, muchas veces innecesarios y también tener la oportunidad de reconocer lo que tenemos y agradecerlo.

Pero además, nos da la oportunidad de hacer un trabajo más profundo cada día representado en la energía de cada planeta personal, las 7 Sefirot inferiores y su representación arquetípica a través de cada uno de los patriarcas, los cuales consideraremos, nos “visitan” uno de ellos cada día, recordándonos lo que debemos trabajar internamente.

El Árbol de la Vida, como mapa del desarrollo del alma nos guía en un adecuado recorrido de desarrollo personal.

Primer día Sukot: Abraham

El primer día el patriarca que nos visita y nos recuerda que debemos revisar y trabajarnos, sin distracciones externas, es Abraham, «arquetipo» de la Sefirá de Jesed, Sefirá que representa la emanación del amor y la bondad. Desde la astrología cabalística, Jesed engloba las energías de los signos Sagitario y Piscis, ambos regidos tradicionalmente por Júpiter, Júpiter o Zeus, dios de la expansión y padre de muchos dioses.

Desde el análisis astro cabalístico vemos donde está Júpiter en nuestro Árbol de la Vida y esa activación nos dará características expansivas, bondadosas y de amor. Podríamos decir que todos tenemos un Abraham dentro de nuestra estructura de personalidad, y ese es un buen día para reconocerlo, nutrirlo y escucharlo.

Segundo día Sukot: Isaac

El segundo visitante a nuestra Suká es el hijo de Abraham, Isaac, el segundo patriarca. Vemos que es el arquetipo que rige la Sefira de Guevurá, ubicada en la columna del rigor y representando energías de restricción, limitaciones, poder, fuerza e impulso; estas características también se reflejan también en el arquetipo astrológico de Marte, regente tradicional de los signos Aries y Escorpio que se corresponden según la Astrocabala con la Sefirá de Guevurá.

Si analizamos un poco el arquetipo de Isaac, vemos que nació de un embarazo tardío de su madre (Sara tenía 90 años), y a pesar de esa edad el «impulso de la vida» se gestó en ella, claramente el impulso de la energía Aries se hace presente; otro episodio como el momento en que su padre Abraham estuvo a punto de sacrificarlo, muestra la energía escorpiana, representante del dolor y el desgarro ante una situación «límite», la cercanía con la muerte y la capacidad de regenerarse de una situación así, y salir aún más fuerte.

La visita el arquetipo de Isaac, nos da la posibilidad de mirar esa parte de nuestro Árbol de la Vida, ese día es adecuado para reconocer y honrar por la fortaleza que tenemos ante ciertas situaciones, las cuales solemos percibirlas como limitantes o difíciles.

Tercer día Sukot: Jacob

El tercer patriarca, Jacob hijo de Isaac, vemos que es el arquetipo de Tiferet, «la belleza y la verdad». El equivalente arquetípico de Tiferet desde la Astrocabala es el Sol regente del signo Leo. Podríamos decir que la «belleza» sólo se ve a través de la luz, como ejemplo, en un día soleado en el campo podríamos ver la belleza de la naturaleza o en una noche despejada, cuando miramos el cielo y vemos las estrellas, lo que vemos realmente es su luz…

Encontramos así que el Sol como arquetipo regente nos «ilumina» el camino a la belleza, la cual tiene que ver con la verdad, ya que la mentira la asociamos a una mancha, a algo sucio o impuro, por lo que esta característica, así sea mínima, no permitirá ver belleza en lo que no sea «auténtico» o verdadero. Vemos en grandes obras de arte, los valores (monetarios) increíbles que pueden llegar a tener cuadros originales como los de Dalí, Kiplin, VanGogh, etc,por ser obras donde se suma la belleza con la autenticidad, lo verdadero expresado por su autor original.

Jacob como arquetipo de Tiferet, encarna la «búsqueda de la belleza interior, que debe estar unida a la verdad, a la propia esencia». Para esto tiene un largo camino, donde enfrenta la falsedad (su primogenitura) o poder verse a sí mismo a la luz del día (amanecer en el cual lucha con el ángel) suceso que lo lleva a la toma de conciencia, a «madurar» (el Sol rige los períodos anuales), lo que representaría salir de la infancia y la inconsciencia, de los «sueños» para pasar a la realidad consciente y hacerse cargo.

La transición que vemos de su nombre Jacob, «que Dios prevalezca» a Israel «el que lucha con Dios», pasa de estar en un estado espectador a ser actor, de su propia vida.

Algo a destacar desde la Astrocabala es que Jacob es el padre de las 12 Tribus, lo que se asocia a los 12 signos zodiacales, mostrándonos que el Sol zodiacal es el foco de desarrollo que tenemos en cada encarnación, la luz de nuestro Sol ilumina a los doce «hijos», ilumina los frutos de lo que hagamos y cómo lo hagamos…

Todos tenemos un Sol activando una Sefirá en nuestro Árbol de la Vida, que representa un Jacob que debe convertirse en Israel, en su versión de consciencia elevada y dejar descendencia, o sus mejores obras… este puede ser un buen día para ver si nuestro desarrollo está más cerca de Jacob o de Israel.

Cuarto día Sukot: Moshé

El cuarto invitado es Moshé, arquetipo de la Sefirá de Netzaj, que significa «victoria» y tiene la cualidad de la fortaleza, ya que ¿quién llega a la victoria? pues a la victoria llega quien «persevera», quien tiene la «fortaleza» de perseverar en su objetivo hasta alcanzarlo.

El arquetipo de Moshé nos muestra claramente las cualidades de la fortaleza y perseverancia para llegar a la victoria, la Tierra Prometida, la cual había que «alcanzarla», o mejor dicho, «ganarla» con el proceso de esfuerzo y purificación que significa el recorrido por el desierto.

Desde la Kabbalah entendemos que el fundamento del Universo es el «deseo», si D’os no hubiese «deseado» crearnos, simplemente no existiríamos, en Astrocabala la Sefirá de Netzaj representa los signos zodiacales de Tauro y Libra, ambos regidos por Venus, diosa del amor (vemos que Netzaj se encuentra en la columna de la Misericordia y debajo de Jesed) y del «deseo». Venus como arquetipo zodiacal nos indica qué y cómo deseamos, por eso la relacionamos con los gustos particulares, y al expresarse en Netzaj, que inicia la «triada inferior social» del Árbol, nos describe los deseos vinculares o las motivaciones que tenemos, la búsqueda de justicia y valores personales.

Estas características quedan reflejadas claramente en nuestro invitado de hoy, la búsqueda de justicia cuando defendió a un hebreo que era sometido por un egipcio, a pesar de tener que huir por su “delito”. El valor personal, reflejado en el respeto de la identidad del pueblo hebreo al cuál defendió, y al mismo tiempo defendió su propio valor personal, reivindicado su origen. El «deseo de la libertad» para su pueblo, fue el motor de su fortaleza para sacarlos de la opresión y liderarlos en medio del desierto, a pesar de los inconvenientes que se presentaran, tal como las aguas del mar, que por su fe, pero sobre todo por su «perseverancia» pudieron cruzar.

Así nos demuestra Moshé, representando la Sefira de Netzaj, que con el «deseo claro y la fortaleza puesta en la perseverancia» se puede lograr incluso ante aquello que parece «imposible»…

Todos tenemos un Venus natal en nuestra carta astral, de esta manera tenemos a Moshé activando alguna Sefirá de nuestro Árbol de la Vida. Hoy podemos analizar si tenemos deseos reales y objetivos por los cuales perseveramos, y si por el contrario, no perseveramos en ellos, analizar que posiblemente no sean deseos profundos…

Podemos ver también qué cosas hemos hecho a lo largo de la vida a pesar que antes de hacerlas pensábamos que eran imposibles, y ver así que varias veces hemos llegado a nuestra tierra prometida, a nuestras propias victorias…

Quinto día Sukot: Aaron

El quinto visitante es Aaron, arquetipo de la Sefirá de Hod, encarnando las características de la empatía y humildad. Estas características las vemos reflejadas en ciertas situaciones de la vida de Aarón, por ejemplo: siendo el hermano mayor de Moshé y teniendo dotes de liderazgo, bajo la elección de D’os, ocupó el lugar de «interlocutor» de Moshé (quien tenía dificultades en el habla), ante el faraón y el pueblo de Israel, durante el recorrido por el desierto tenía la habilidad de de la conciliación entre de los integrantes del pueblo hebreo y gracias a su nivel de sabiduría y comunicación, fue designación Cohen Gadol, sumo sacerdote.

Desde la Astrocabala, el arquetipo zodiacal de Hod es el regente de los signos Géminis y Virgo, el planeta Mercurio, representando las características de la comunicación, la información, el orden y el discernimiento.

Estudiando los patriarcas, vemos que no han sido ejemplo de perfección inalcanzable, al contrario, nos demuestran con su ejemplo el potencial que todos tenemos dentro. Aarón, tuvo situaciones de críticas junto con su esposa sobre la esposa de Moshé, “lashon HaRa”, esto nos demuestra que parte del Tikum de Hod es discernir si lo que hablamos es «constructivo o no», comunicar la verdad, y buscar la paz mediante el diálogo.

Todos tenemos a Mercurio en nuestra carta astral, por lo que tenemos un Aarón en nuestro Árbol de la Vida, el quinto día de visita es un buen día para analizar nuestro Aarón personal, ¿cómo nos comunicamos? ¿Tenemos el don de ser mediadores por la paz, capacidad de liderazgo, humildad y empatía?

Sexto día Sukot: Yosef

El sexto visitante es Yosef, arquetipo de la Sefira de Yesod, representando las cualidades y experiencias que se activan en esta Sefira. Los atributos de Yesod tiene que ver con lo vincular, hablamos del fundamento, los vínculos como base de la conexión entre las personas, la sexualidad y el ego.

En la historia de Yosef vemos que su “ego” exacerbado por sentirse el preferido de su padre por un regalo material, una túnica colorida, provoco a “sus hermanos” quienes decidieron venderlo como esclavo y mentirle a su padre sobre la desaparición de su hijo. El ego como máscara de exposición se encuentra representada en la banalidad de dar importancia a algo material como punto de conflicto, siendo capaz de provocar atrocidades como se representa en la venta como esclavo de un hermano y la mentira al propio padre.

Otro episodio de Yosef en el momento en que es seducido por la esposa del faraón a la cual finalmente rechaza, motivo que provoca la humillación de la mujer quien ordena sea mandado a prisión por la acusación falsa de un abuso. Aquí se refleja nuevamente el ego ofendido. Pero también vemos otro punto muy importante que da lugar a la “libertad” de Yosef, sus sueños proféticos, medio por el cual logra conectar su inconsciente con un consiente superior.

Desde la Astrocabala la Luna regente del signo de Cáncer, rige la Sefira de Yesod, y nos da la pauta de varios ejemplos representados en este arquetipo. La Luna cambia rápidamente signos, cada dos días y medio, esto lo vemos en los cambios en la vida de Yosef y de sus hermanos más adelante, la Luna no tiene luz propia, sino que refleja la luz del Sol, Tiferet y su arquetipo Yacob, mostrando que Yosef a pesar del tiempo y los cambios sostuvo las enseñanzas de su padre en su interior, y por otro lado esta Sefira y la Luna, nos describe el mundo onírico, a través de cual, si prestamos adecuada atención podemos conectar con los mensajes que escondemos en el inconsciente.

Todos tenemos una Luna o un Yosef en nuestro Árbol de la Vida, y el sexto día de Sucok es el indicado para revisar y rectificar nuestro ego, nuestros vínculos y nuestra consciencia.

Séptimo día Sukot: Rey David

Finalmente llegamos al ultimo día, el séptimo, para recibir al Rey David, arquetipo de la Sefita de Maljut, el reino. Esta Sefira es la plasmación de todo el Árbol de la Vida, todo lo que se desarrolle en las Sefirot anteriores se reflejara en esta en el plano de la materia, aquí veremos el resultado final de nuestros procesos internos, en la acciones que finalmente cometemos (tanto se por acción o inacción). La Sefira de Maljut se le llama “la hija”, siendo la madre la Sefira de Bina, y sabemos que los hijos, en mayor o menos medida son reflejo de los padres (aunque sea genéticamente), por lo que el planeta Saturno, regente de Capricornio y Acuario, se verá “reflejado” en la materialidad de la Sefira Maljut, marcando la energía de “maestro del tiempo” que tiene este planeta.

El arquetipo del Rey David nos demuestra que para poder concretar una acción debemos ser fuerte y muchas veces luchar por llevar adelante nuestro objetivo, incluso a pesar de cometer errores, pero tal como muestra Bina, lo importante es reconocernos “responsables”, hacernos cargo de nuestras equivocaciones y así poder rectificar. Otra referencia del Rey David, es que fue un gran erudito del estudio de la Tora, de la Ley de la vida, demostrándonos que estudiar el funcionamiento del mundo y de nosotros mismos nos llevará a ser “reyes” reconocidos tanto por los demás como por D’os.

Este último día, es el indicado para analizar nuestras obras. Rectificar nuestras acciones y incluso nuestra omisión de acción, que como resultado final es solo una acción negativa.

 

Finalizamos una semana de visitas internas y experiencias externas, todo como la vida misma, pero con la atención puesta en la elevación de nuestra consciencia.

Que cada festividad seamos merecedores de festejar nuestro progreso
Shalom

¿Te gustaría conocer tu árbol de la vida desde la mirada de la astrocábala?

A través de astrocábala, y las sesiones sobre el Árbol de la Vida, conoceremos como influyen los arquetipos de los patriarcas, que hemos visto en la festividad de Sukot, así como los planetas que tenemos en cada una de las sefirots de nuestro propio mapa natal, lo que te aportará una visión complementaria a una sesión astrológica de Carta Natal, pues el Árbol de la Vida es el mapa del desarrollo del alma.

Esta sesión te aportará…
🟤 Herramientas personalizadas para tu desarrollo
🟤 Claridad sobre las potencialidades que has venido a desarrollar de forma evolutiva a través de la espiritualidad
🟤 Otra mirada sobre las potencialidades que has venido a desarrollar de forma involutiva a través de las limitaciones
🟤 Los “para qué”…

¿Tienes ganas de conocer este nuevo mapa?

Realizo las sesiones en modalidad Online por Vídeoconferencia o presencialmente en mi centro en #Mallorca #Palma

+información y reservas: https://eugeniapinery.com/consultas-astrologicas/ o Eugenia 666243025



Deja un comentario

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable: EUGENIA PINERY.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio. El Titular ha contratado los servicios de alojamiento web a SITEGROUND que actúa como encargado de tratamiento.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.