Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Januka y la iluminación interna desde el Árbol de la Vida

BLOG DE ASTROLOGÍA Y KABBALAH

… y cómo podemos aprovechar las festividades como trabajo de introspección desde la herramienta que tenemos en la Kabbalah que es el Árbol de la Vida, un mapa que nos sirve de referencia.

 

Si analizamos históricamente las diferentes civilizaciones veremos que todas tienen lo que llamamos “festividades”, fechas de conmemoración ya sean por recordar suceso importante como para marcar en el tiempo procesos de cierre e inicios.

Esta conexión con las festividades vemos claramente que lo sostenemos hoy en día, por ejemple con nuestro propio cumpleaños, festejar el cumpleaños de las personas cercanas o conocida, festejar el años nuevos según cada cultura, la llegada del invierno o el verano, etc. En definitiva vemos que las festividades nos conectan con el “tiempo”, podemos decir que son hitos a lo largo del año que nos ayudan a hacer maind fulness, “parar y estar PRESENTES” en determinados momentos.

Ejemplo clásico es con el final de año ya sea diciembre o en el mes de Elul antes de Rosh Ha Shana, que analizamos que hicimos el último año, si cumplimos con ir al gimnasio, terminar el curso que nos habíamos propuestos, descansar lo suficiente, visitar a viejos amigos, etc.

 

Desde el calendario hebreo tenemos dos tipos de hitos referenciales del tiempo

Las festividades correlativas a los ciclos naturales, astrológicos y estacionales y las festividades correlativas a la rememoración de hechos históricos.

Ambos caso están conectados con el TIEMPO.

Los ciclos naturales por ejemplo los vemos en cada Rosh Jodesh, cada luna nueva, momento en el que el Sol y la Luna se encuentran en conjunción desde la astrología, es la noche más oscura del mes, cuando no vemos la Luna porque la cara que da a nosotros no se encuentra iluminada por el Sol, y consideramos ese momento propicio para la introspección, es lo que llamamos un momento semilla, tal como ocurre en la naturaleza, cuando sembramos una semilla, la dejamos bajo tierra en un entorno oscuro, o cuando hacemos un germinado, debemos ponerlo en un lugar donde no reciba luz, de lo contrario la semilla se quema y no crece, nos demuestra la necesidad de tiempo para elaborar los adecuados procesos.

Luego se da el ciclo completo del cuarto creciente que sería cuando brota la semilla, en tercer lugar cuando el brote sale a la superficie, hace contacto con el aire y puede crecer y desarrollarse, coincidiendo en el calendario con el 15 de cada mes o la Luna Llena, momento que la Luna y el Sol están en oposición y podemos ver la Luna iluminada en plenitud, y finalmente el cuarto menguante o proceso de final de ciclo que dará lugar al ciclo siguiente, en el ejemplo de la semilla podemos hablar ya de un árbol que da frutos con sus respectivas semillas que darán lugar a otros árboles…

Desde la Kabbala aprovechamos a trabajar la energía mensual del calendario lunisolar que coincide con una energía determinada, con el mazal o zodiaco.

 

Luego tenemos otro tipo de festividad que tiene que ver con la rememoración de fechas

Por ejemplo los cumpleaños, el nacimiento de un hijo no solo será una fecha para festejar los años de vida que suma ese hijo, también es una fecha en que nos convertimos en padres, en abuelos, en tíos, repercute al entorno y la rememoración con el tiempo carga esa fecha con una energía, que nos da la oportunidad, por ejemplo de recordar el vinculo que tenemos con el “cumpleañero”, ¿nos comunicamos adecuadamente con él?¿lo tenemos en cuenta el resto del año?…

Vemos que son momentos que tenemos la oportunidad de reflexionar sobre el tema que la “festividad nos recuerda”…

 

 

La Festividad de Januka

Ya que en estas fechas nos encontramos con la festividad de Januka, te propongo ver cómo podemos trabajarla internamente y aprovecharla para el desarrollo personal y social, aprovechando el mes de Kislev, conocido como el mes de los milagros, que esperemos ocurran en este año tan triste que estamos viviendo particularmente.

Veremos cuánto podemos aportar nosotros mismos a que los milagros ocurran…

No nos adentraremos en la parte histórica donde se inicia la festividad de Januka, solo la comentaremos ya que hay amplia información sobre ella.

Primer Milagro de Januka

Para ponernos en contextos y comenzar con el lenguaje simbólico o representativo, sabemos que la macabeos siendo “pocos” vencieron a los griegos siendo “muchos”. Este es el primer milagro de Januka, que nos muestra que lo “mucho” no siempre es lo importante, algo puede ser poco pero al estar unido, puede ser solido y así mucho más fuerte. Nos da como ejemplo que para lograr un anhelo, no necesitas “tanto”.

A veces nos proponemos alcanzar un puesto de trabajo, y hacemos cursos, buscamos realizar los contactos oportunos, caer bien a los compañeros, adaptarnos y flexibilizarnos, ponernos al servicio de los demás para que nos “tengan en cuenta”, pero el proceso se está “exteriorizando”, mientras que si nos centramos en ser “el mejor trabajador en el puesto que estemos”, en ser la mejor versión de uno mismo desde la INTEGRIDAD, podremos mostrar la mejor valía de lo que podemos dar, que es ofrecer nuestra propia luz a los demás, y eso se percibe cuando alguien se encuentra en su centro, en su integridad, en su mida (virtud), en la seguridad en sí mismo y sus propias ideas ….

Segundo Milagro de Januka

El segundo milagro de Januka es el que representamos con la Janukia y el encendido de las velas. En el proceso histórico los griegos habían “impurificado el templo” con imágenes de ídolos, habían contaminado el interior de algo sagrado. El templo somos nosotros mismo, y cuantas veces nos contaminamos con alimentos no saludables para nuestro cuerpo, o accedemos a escuchar información que contamina nuestros pensamientos, o damos lugar a las influencias externas, emocionales o pasionales, o por las modas, por ser aceptados en sociedad…

¿Qué significa que los macabeos ganaron la guerra?, que pusieron limites para volver a sí mismos, en unión, quisieron “purificar“ el templo para “reinaugurarlo” (volver a ser ellos mismos), para lo cual necesitaban aceite PURO para encender la menoráh e iluminar, desde una fuente pura….

Esto nos lleva a la reflexión interna que podría ser o indicar, que cuando somos capaces de poner límites para que sean respetadas nuestras ideas, (muchas veces se trata de “respetarnos a nosotros mismos”, respetar nuestra propias ideas), necesitamos “purificarnos” limpiarnos de los sesgos pegados en el camino, necesitamos hacer una introspección para llegar a ese “combustible puro y propio”, encontrar nuestra propia esencia que alimenta la llama personal, la luz propia, la única que podremos dar a los demás.

Pero ¿Qué sucedió? Que no había insuficiente aceite hasta que se pudiera producir más… esto nos contacta con lo hablado anteriormente de los ciclos y sus procesos, que para que algo sea de calidad, necesita hacerse bien, de la forma adecuada. Y estas circunstancias son las que muchas veces nos enfrentan a dicotomías de hacer o no hacer, encender esa luz o esperar a que haya más aceite….

Las miztvot nos enseñan que siempre debemos “intentarlo”, el no hacer muchas veces es peor que el intentarlo y que no salga bien o como esperamos, el “intentar” es lo que nos da la oportunidad de que “ocurra el milagro”, por esto debemos ser partícipes en el.

¿Y cómo podemos hacerlo? Accionando, prendiendo la primera vela, aprovechando el aceite puro que tenemos dentro nuestro y “comenzar a iluminar” con aquello que tenemos, a veces solo podemos ofrecer una sonrisa a alguien, pero esa sonrisa puede ser mucho para quien la recibe, puede cambiar su día…

Sabemos entonces que el segundo milagro fue que el aceite alcanzó para 8 días, los sufrientes para conseguir más aceite, nuevamente tenemos la demostración de que lo poco (poco aceite) alcanzó para mucho, para hacer el milagro.

Mediante las festividades, en este caso la de Januka, tenemos la oportunidad de aprovechar para hacer milagros internos cada año, y el Árbol de la Vida de la Kabbalah nos brinda una orientación de los puntos que nos podemos ir trabajando para el gran milagro de ser nosotros mismos.

 

Análisis Simbólico por el Árbol de la Vida

El Árbol de la Vida es un mapa a través del cual podemos desarrollar explicaciones cosmogónicas como psicológicas, podemos describir lo macro como lo micro. Nos da un orden de nuestras partes internas a trabajar, y en este caso a través del lenguaje que me es más fácil personalmente.

Te compartiré un análisis simbólico haciendo un recorrido por el Árbol de la Vida, las emanaciones o Sefirot y la representación de los planetas para aquellos que tenga un poquito de idea de astrología, para ver que trabajo interno podemos hacer cada día de esta festividad y trabajarnos internamente.

KETER

El Árbol de la Vida es un mapa donde podemos ver desde arriba a baja el proceso de la densificación de la materia, comenzamos con la dimensión de Keter, que nos conecta a la fuente, el Ein Sof.

JOJMÁ

Seguimos por Jojma, donde encontramos el mundo arquetípico o en estado potencial, de donde proviene la sabiduría interna, la intuición.

BINÁ

Seguimos por Bina, en esta Sefira comienza a regir el espacio-tiempo, la dualidad y por lo tanto comenzamos a consideran la regencia de planetas, rige Saturno, Cronos el maestro del tiempo y las formas, las estructuras, la tradición, la parte racional personal, aquella parte que recibe la intuición y le da forma dentro de un contexto.

JESED

Seguimos por Jesed, la Sefira de la misericordia, del dar, regida por Júpiter, la expansión.

GUEVURÁ

Guevura la Sefira receptiva de lo que se da, la que pone límites, restringe… regida por Marte que lucha para que podamos sostener la estructura y no “explotemos” de tanto recibir, por ejemplo no podemos comer todo lo que quisiéramos, sino explotaríamos…

TIFERET

Luego tenemos Tiferet, la Sefira de la Belleza, de la belleza interior, de la propia esencia, es regida por el Sol la llama interna que indica hacia a donde ir, la llama que nos impulsa.

NETZAJ

La siguiente Sefira es Netzaj, regida por Venus, es la Sefira que nos ayuda a descubrir cuando un deseo es real, ya que si es real “persistimos” en él y logramos la victoria.

HOD

Luego viene Hod, la Sefira de la comunicación regida por Mercurio, el análisis del leguaje.

YESOD

Luego Yesod, regida por la Luna, es el filtro de todo el Árbol, según estén nuestros aspectos (o desequilibrios) interiores, se manifestarán de forma emocional en esta Sefira, si estamos enamorados todo será color rosa mientras que si estamos tristes por una perdida todo será gris o negro.

MALJUT

Y finalmente la Sefira más densa, Maljut, que es la manifestación en la materia, en la acción, todos estamos en Maljut, es el reino donde podemos expresar nuestro interior, es nuestro vínculo transitorio con la materia, y vínculo de la “experiencia” de esta encarnación.

 

En Januca hablamos de 8 días, 8 velas y veremos que dentro del Árbol de la Vida están representadas en la parte mundana.

Januka velasEn Januka se comienza con una vela y cada día se agrega otra, aumentando la luz,

¿y qué significar aumentar la luz?, que podemos ver mejor, y ver mejor nos permite estar más claros ante la realidad que se nos presenta, representa aumentar la conciencia.

Empezamos entonces por donde hay menos luz, o menos conciencia, que en el mundo de la materia, donde se hacen atrocidades por la materia, por alcanzar vienes materiales con un valor superfluo, se roba, se mata, se da mas valor al oro o a una joya antes que a un vaso de agua que nos mantiene vivos.

 

 

PRIMER DÍA · PRIMERA VELA JANUKA (MALJUT)

La primera Sefira que representa la primera vela es Maljut, la primera vela la encendemos con la conciencia puesta en el mundo de la materia, como nos relacionamos con la materia, el dinero, nuestro cuerpo, el apego a comodidades, ¿Cuánto tiempo dedicamos a intercambiar vida por materia? (trabajo por dinero).

SEGUNDÍA DÍA · DOS VELAS JANUKA (YESOD)

Yesod, el segundo día encendemos dos velas, de izquierda a derecha, empezamos por la que toca en ese día y luego la del día anterior, para seguir teniendo en cuenta el trabajo de introspección que iniciamos el primer día, el objetivo será unir nuestras partes internas. La segunda vela, nos ilumina, o pone conciencia, en los vínculos, como nos vinculamos, cómo respetamos a los demás, si respetamos nuestro espacio ante los demás, ¿somos empáticos?, ¿nos vinculamos desde el apego?

TERCER DÍA · TRES VELAS JANUKA (HOD)

Hod, tercera vela de izquierda a derecha empezando por la vela del día, comenzamos el trabajo del día, recordando e integrando los dos anteriores, como interiorizamos nuestras acciones cotidianas y como nos vinculas, a esto agregamos el tercer día, ¿cómo nos comunicamos?, que tan sincera es nuestra comunicación, ¿somos asertivos al habar?, y ¿ para escuchar? ¿Escuchamos otras opiniones y las respetamos?

CUARTO DÍA · CUATRO VELAS JANUKA (NETZAJ)

Netzaj, el cuarto día, la cuarta vela de izquierda a derecha, recibiendo la luz e integrando las anteriores, este día podemos poner conciencia en aquello que valoramos, la capacidad de persistencia en nuestros deseos, si somos objetivos y tenaces, y como lo demostramos ante los vínculos y en las acciones (y así vamos integrando nuestras partes).

QUINTO DÍA · CINCO VELAS JANUKA (TIFERET)

Tiferet, el quinto día, la quinta vela que nos lleva a iluminar y poner consciencia en nuestra esencia, quien somos realmente, con que vibramos al sentirnos a nosotros mismos, cual es la verdadera identidad, en Jamuka pudimos ver como el pueblo judío busca mantener su “identidad pura”, a pesar del gran costo que pueda tener.

SEXTO DÍA · SEIS VELAS JANUKA (GUEVURÁ)

Guevura, la sexta vela del sexto día, que establece los limites, el poder del autocontrol, el respeto entre lo que uno es internamente y lo que son los demás, el poder de sostener la propia identidad encontrada en el día anterior, sosteniendo el deseo de desarrollo personal del día 4, la verdad con uno mismo del día 3 y los con los demás el día 2 y mediante la acción continua del primer día.

SÉPTIMO DÍA · SIETE VELAS JANUKA (JESED)

Jesed, la séptima Sefira, séptimo día y séptima vela, nuestra capacidad de DAR, de ser misericordiosos, representa la expansión y la fe, elevarnos siendo luz para los demás.

Y aquí llegamos al número 7, símbolo de la naturaleza, los 7 días de la creación, los 7 días de la semana, los 7 planetas personales.

El siete cierra ciclos, y como vimos al principio cada cierre de ciclo da lugar a un ciclo nuevo, después del shabat, viene el domingo, y se inicia una nueva semana.

OCTAVO DÍA · NUEVE VELAS JANUKA (BINÁ)

Llegamos al día 8, y su simbolismo, shemona (8 en hebreo) que significa “nuevo comienzo”…

Justamente lo que se intentaba al purificar el templo, comenzar un nuevo período puro, autentico, más elevado, afianzado, con nuevos aprendizajes…

En el Árbol de la Vida llegamos a la Sefira de Bina, la consciencia del la finitud del tiempo, y de la vida en esta encarnación, llegamos a entender los procesos por los que pasamos para “aprender”, y poder hacer tikum, la rectificación personal y del mundo, llegamos al nivel de la neshama, de nuestra alma conectada a la fuente, la que guarda la información de nuestro aprendizaje y rectificación, llegamos al día 8 intentando refinar nuestra alma.

A esta altura la luz se es potente y está en su máxima expresión, nos ayuda a ver con claridad nuestros aspectos, nuestro procesos y avances, nos ilumina la madurez que marca Saturno, ilumina la responsabilidad que significa ser la mejor versión de uno mismo…

Pero, este día no solo hay 8 velas, sino 9, cada día encendemos las velas con el shamash, el “acompañante o custodio” que está al servicio y cuidado de sostener las llamas encendidas.

Con el 8 llegamos a un nivel de trascendencia personal, con el 9 la trascendencia es mayor, el Shamash se asemeja a la protección de D’os acompañándoos en todo nuestros procesos.

Aspiremos a ser como el Shamash, encarnemos el “selem” la imagen y semejanza a D’os”, que tengamos suficiente luz para poder acompañar la iluminación de los demás…

¿Te gustaría conocer tu árbol de la vida desde la mirada de la astrocábala?

A través de astrocábala, y las sesiones sobre el Árbol de la Vida, conoceremos los planetas que tenemos en cada una de las sefirots de nuestro propio mapa natal, lo que te aportará una visión complementaria a una sesión astrológica de Carta Natal, pues el Árbol de la Vida es el mapa del desarrollo del alma.

Esta sesión te aportará…
🟤 Herramientas personalizadas para tu desarrollo
🟤 Claridad sobre las potencialidades que has venido a desarrollar de forma evolutiva a través de la espiritualidad
🟤 Otra mirada sobre las potencialidades que has venido a desarrollar de forma involutiva a través de las limitaciones
🟤 Los “para qué”…

¿Tienes ganas de conocer este nuevo mapa?

Realizo las sesiones en modalidad Online por Vídeoconferencia o presencialmente en mi centro en #Mallorca #Palma

+información y reservas: https://eugeniapinery.com/consultas-astrologicas/ o Eugenia 666243025



Deja un comentario

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable: EUGENIA PINERY.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio. El Titular ha contratado los servicios de alojamiento web a SITEGROUND que actúa como encargado de tratamiento.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.